Iluminación Artística

Espectáculos Vértigo te trae un servicio de iluminación artística para decorar las calles de tu municipio como se merece en las fechas más señaladas

Desde decoración específica para navidad a carnavales, ferias, romerías, etc. El hecho de engalanar calles y plazas expresa a viva voz, las ganas que tienen los vecinos/as por celebrar y vivir una nueva experiencia de diversión en el municipio.

Iluminación decorativa y ornamental para ciudades que buscan ese toque de distinción a la hora de conmemorar sus tradiciones. Calles, puertas de feria, rotondas y demás soportes que todos los años se visten con motivos y pórticos especiales, que actúan como soportes de la escena pública, esperando con ansias participar de la fiesta local.

El servicio de iluminación artística que te presentamos desde nuestra compañía, abarca los aspectos esenciales de un proyecto certero y exitoso para tu municipio:

  1. Asesoramiento y valoración de posibilidades
  2. Propuestas concretas y plan de actuación
  3. Desarrollo y puesta en marcha
  4. Seguimiento y control

De este modo, nos garantizamos una cuidada gestión para implementar las razones más convincentes del concepto que se necesita.

Y como cada proyecto es un nodo interesante de debate, estamos abiertos a descubrir nuevos retos para satisfacer las pretensiones que se buscan desde la primera llamada.

 

Cabe destacar que en los trabajos que venimos participando, priorizamos en el uso del LED, incorporándolo en cada proyecto para facilitar a nuestros clientes su concienciación sobre el medio ambiente y la sustitución de la iluminación incandescente.

La iluminación artística forma parte de la estrategia municipal de iluminación urbana y comparte los mismos valores y objetivos: fomentar el desarrollo turístico, social y económico de la ciudad. Entonces podemos hablar claro que estamos ante el hecho certero de que se busca reducir los impactos medioambientales; y reducir el consumo de energía.

Hay ciudades que han optado por adelantar el encendido de la iluminación navideña con el objetivo de favorecer el comercio local y fomentar el consumo o, como dicen algunos profesionales, para que la gente sea más feliz. Son múltiples los efectos que la colorida iluminación puede surtir en los ciudadanos.

M. J. Echániz, miembro del Colegio Oficial de Psicólogos de Extremadura explica de la siguiente manera la influencia de la iluminación navideña en la población: “Se sabe que el marketing sensorial, vivencial o experiencial, basado en la estimulación de los sentidos, incita a la compra y, con ello, a un mundo de sentimientos y emociones que generan experiencias gratificantes y la vez compartidas. Los profesionales dedicados a esta tendencia comparten que la estimulación sensorial, visual, de luces, colores, sonidos, aromas y formas acrecientan las ganas de comprar”.

Las sensaciones desempeñan pues un papel fundamental en el proceso de compra de los consumidores y aumentan las ventas del comercio. Las luces navideñas activan las emociones, evocan recuerdos felices de nuestra infancia que alientan a una entristecida población. Recuerdos que debemos seguir cultivando para no privar a nuestros hijos/as de toda la ilusión, magia y sentimientos que genera la Navidad sobre todo si echamos la vista atrás y recordamos nuestra niñez en esas fechas.

Iluminación y salud están relacionadas. Está demostrado que una carencia crónica de iluminación puede ser causa de depresión. En otoño e invierno se observa un incremento de la depresión y de las crisis de ansiedad por la escasez de luz natural, es el Trastorno Afectivo Estacional (TAE). La gran influencia de la iluminación en su amplio espectro en los neurotransmisores cerebrales modifica la tensión, el humor y el comportamiento, altera la salud humana y afecta al rendimiento laboral.

En otoño e invierno, el ser humano tiende a los colores oscuros a disfrutar poco de los rayos del sol bien porque apenas hay, o porque preferimos quedarnos en casa o en otro entorno cerrado. Todo ello invita a la depresión y, de nuevo, a rehuir salir al exterior. Frente a estas circunstancias, la iluminación decorativa propone todo lo contrario: las calles se engalanan, se invita a salir a la calle, se aumenta la calidad, cantidad y color de la luz que iluminan nuestras ciudades. Además de la cantidad de iluminación, también nos afecta el color de la luz. Los colores alegres e intensos nos motivan de manera positiva, levantando el ánimo y, por tanto, mejorando nuestro estado de salud general.

Galería Multimedia

Dejanos tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.